jueves, 7 de enero de 2016

Amanecer


Casi un año después, aquí me veo, ante una hoja en blanco. ¡Vaya responsabilidad! En los últimos dos años he escrito cinco míseras entradas, cuando los años anteriores solía pasar horas y horas aquí delante... ¿Qué me ha pasado?

Evidentemente mi vida es mucho menos "exótica" y "excitante" que cuando vivía en África o Argentina, pero tampoco es motivo para este cambio. Recuerdo cómo me encantaba sentarme delante de la pantalla y dejar las letras fluir, tratando de acercarme a mi gente, tan lejana, a través de mis líneas y mis fotografías. Quiero volver a sentir eso, quiero recuperar esa alegría. Y quiero seguir compartiendo estos momentos con toda mi gente y a la que, desgraciadamente, no tengo la oportunidad de ver. Nuestras vidas se separan y continúan, eso es inevitable, pero cuando años después vuelves a encontrarte con personas tan especiales, te das cuenta de la grandeza de la amistad.

En fin, que esto viene a los llamados "propósitos de Año Nuevo" tan típicos de estas fechas y que a muchos no nos duran ni hasta febrero (incluso ni los llegamos a empezar). Este año, dentro de menos de un mes más concretamente, alcanzaré una cifra tan temida como motivante, y ya llevo un tiempo dándole vueltas al coco. Como dijo una amiga hace pocos días, "empieza la década en la que seguramente tendremos más cambios en nuestras vidas", así que hay ponerse manos a la obra, que diez años pasan volando.



Así que quiero seguir conociendo lugares nuevos y volver a otros donde ya estuve. Quiero visitar más a la familia y a mis viejos amigos; y a los nuevos también. Quiero cuidarme más, porque bastante mierda nos hacen comer y respirar como para que nos reventemos nosotros solos. Quiero volver a escribir (lo sé, ya lo he dicho), disfrutar y que lo disfruten. Quiero seguir aprendiendo en esto de la música y ampliar horizontes. Quiero seguir amando mi trabajo y pasándomelo bien en él. Quiero volver a ilusionarme aunque luego me equivoque. Quiero ver a los míos unidos, felices y con buena salud. Quiero volver a Burundi y verlo en paz. Quiero estar más en contacto con la naturaleza. Quiero quitarme de la siesta (eso me va a costar). Quiero aportar mi granito de arena para que el mundo sea un lugar mejor, con mejores personas. Quiero leer más. Quiero aprender cosas nuevas como dibujar, malabares, algún otro idioma, cocinar o levantarme/prepararme 5 minutos antes para no llegar tarde a los sitios. Quiero perder menos el tiempo en pamplinas. Quiero ver menos deporte y practicarlo más. Quiero borrar de mi vida a la gente tóxica y acoger a la que de verdad merece la pena. Quiero reír y llorar. Quiero vivir.

Seguro que se me olvidan cosas, pero esta es mi particular "post-carta a los Reyes Magos". Ahora "sólo" me queda hacer todo lo que esté en mi mano para que se cumpla. Y que se cumpla.


jueves, 26 de febrero de 2015

Tu frialdad


Buenas tardes. Después de mucho, demasiado tiempo, rompo mi silencio. Y nunca mejor dicho, porque vuelvo trayendo una canción grabada junto a mi casi hermano Dámaso Estévez a la guitarra, hace poco más de una semana en la eterna ciudad de Granada.

Viene acompañada de imágenes tomadas durante mi estancia en Burundi, hace ya casi dos años, cargada de melancolía. Es también, por qué no, mi forma de dar las gracias a Dámaso y a toda la gente que me acompañó en esa aventura, seguramente la más enriquecedora de mi vida. ¡Amahoro!

Espero que os guste y la disfrutéis, pese a haber sido grabada con muy pocos medios. Tu frialdad...


PD. Para verlo mejor, podéis ampliar el vídeo o ir al enlace de youtube.


lunes, 19 de mayo de 2014

Huelva


Lo sé, llevo demasiado tiempo sin escribir. No encuentro ninguna explicación ni el porqué de esta situación, ya que es algo que me encanta y que echo de menos, aparte de que hay muchas cosas de las que quiero hablar desde hace tiempo... pero simplemente no lo hago.



Huelva. El destino, la casualidad o la alineación de planetas me trajeron aquí, hace hoy exactamente ocho meses. Me parece mentira que el tiempo pase tan rápidamente, es increíble. Y, ¿cómo estoy? Pues muy bien, la verdad. Para comenzar, mi trabajo y la gente con la que lo comparto me encantan. El ambiente del instituto es bastante sano, y los chavales, pese a la edad tan mala y la sobredosis de hormonas (acrecentada con la llegada de la primavera trompetera), son muy buenas personas.


Además de esto, el instituto me ha traído, como caído del cielo como ya expliqué, este proyecto musical llamado "LilAndVic". ¿Quién me iba a decir hace unos meses que iba a formar un grupo de música  con tanto mestizaje cultural? Pues ahí vamos, con mi cajón y cuatro conciertos sobre la espalda y otros dos esperando. Y siempre en maravillosa compañía, por supuesto.


Fuera del trabajo también he encontrado gente maravillosa, sobre todo en ese incansable sector internacional. Tampoco puedo olvidar a mi gente del equipo de fútbol, el Hierros España, con el que he vivido una corta pero intensa segunda vuelta y que me ha hecho volver a despertar ese gusanillo futbolístico.


También está siendo un año de viajes y reencuentros con viejos amigos de los que debería escribir una entrada aparte: Granada con Dámaso, Gaëtan y mis familiares, Roanne con mis queridos Crottier-Combe y allegados, Madrid con Marina, esa Ronda espectacular, Lisboa y sus pasteles...


Y como no, Jerez. Ahora que lo tengo más cerca que nunca, lo valoro mucho más (y ahora es cuando ciertas personas me atacarán, siempre desde el cariño). Jerez, pero sobre todo mi gente, mi familia: sois maravillosos. Y encima he podido reencontrarme con viejas glorias que hacía años que no veía: Víctor, Migue, Eloy, Irenita, Enma...


En fin, vuelvo a leer todo esto y parece una carta de despedida; no lo es. Porque espero y deseo poder seguir aquí el año que viene, con toda esta gente y los que lleguen. Sería la primera vez en ocho años que estaría dos años seguidos en la misma ciudad... ¿Se estará acabando el "nomadismo"?

jueves, 27 de marzo de 2014

Sería terrible vivir sin música


Cuando entré en el instituto, hace ya unos años, estaba esa moda de tener carpetas y forrarlas con pósteres, imágenes de artistas, cantantes o futbolistas, o cualquier otra cosa que te gustara. Yo recuerdo que una de las primeras que tuve, si no la primera, la forré con un cartel de los 40 principales con el lema "Sería terrible vivir sin música".


Para mí, la música siempre ha tenido un lugar muy importante en mi vida, pese a que nunca he ido al conservatorio, ni he tocado ningún instrumento ni cantado, aparte del ruido de "percusión" que he hecho en mi casa toda la vida o de cantar en la ducha a viva voz. Siempre me ha gustado escuchar grupos y estilos nuevos, sobre todo gracias a mis hermanos y algunos amigos melómanos. Y ahora, de pronto, me viene a la cabeza esta frase de hace unos diez o quince años. ¿Por qué? Muy sencillo, por este "boom" que se ha creado en torno al grupo o proyecto musical que apareció de rebote: LilAndVic. Realmente seguimos buscando nombre porque no nos termina de convencer, y a mí menos, pero eso es lo de menos.


Tuvimos un mini-concierto en febrero del que ya hablé en mi última entrada, y hace dos fines de semana tuvimos nuestro primer concierto "de verdad" en La Redondela, un pueblo cerca de Lepe. Este fue en el Café Número Siete, dentro del Ciclo Sie7e Rocks, en el que hacen un concierto cada fin de semana.


¿Qué tal salió? Fue una delicia, verdaderamente. Los momentos previos fueron de cierto estrés, ya que en este caso se trataba de cerca de veinte canciones en inglés, francés y español, y más de una hora de concierto, nada que ver con la última vez. Pero fue comenzar a tocar y todo eso se olvidó rápidamente, en gran parte gracias al apoyo de Josep, Fidel y ese numeroso Club de Fans que vino hasta allí para vernos en nuestra "alternativa" musical. Y claro, al final no nos echaban de allí ni con agua caliente, además de que nos convertimos en los ídolos de dos espontáneos algo pasados de alcohol. La gente del Café Número Siete se portó muy bien con nosotros, cosa que lo hizo todo incluso más fácil, así que ya hemos prometido volver en junio. Una gozada; maravilloso.






Y después de esto, ahora tenemos al menos cinco conciertos más en los próximos dos meses gracias a nuestro "mánager" Fidel, el primero de ellos el próximo jueves, 3 de abril, en el Pub Red Lion de Huelva, al que estáis todos invitados. Así que nada, a dejarse llevar y a disfrutar, que para eso lo hacemos.

Nada más. En cuanto a vídeos, prometo subir alguno más cuando me los pasen, y respecto al nombre del grupo podéis votar aquí mismo en mi blog (arriba a la derecha) en la encuesta que he colgado. ¡Gracias a todos!

domingo, 9 de febrero de 2014

Mi primer concierto


Y llegó el gran día: mi debut musical. Mi magnífico instituto, que cada día me gusta más y donde cada vez me siento más a gusto, organizó un concierto de rock, el "Alto Rockero". El motivo de este evento fue recaudar fondos para la asociación "Rodando en A.C.", que ha rodado varios cortos con profesores y alumnos del centro, y que está metida en nuevos proyectos.


En principio participaban el grupo Stainless Steel, formado por varios alumnos del centro con la colaboración de Juan Manuel, uno de los profesores; y el por el grupo Impacto de nuestro gran compañero Fidel. El "problema" es que, entre concierto y concierto, tenían que cambiar la disposición de la batería, ya que uno de los "bateras" es zurdo; y aquí es donde entramos nosotros.


Sabiendo que Lilas, la lectora de francés, toca la guitarra, le propusieron salir y tocar un par de canciones para que no existiera ese vacío. Como no quería salir sola, convenció a Victoria, la lectora de inglés, para que la acompañara cantando (¡y qué bien lo haces, joía!). Y por último me convencieron a mí para que saliera con mi casi recién estrenado cajón...


Y así, tras dos o tres días de ensayos deprisa y corriendo, es como surgió el grupo que ellas han bautizado como "LilAndVic", o "Lil&Vic", no me ha quedado muy claro... Nuestro repertorio, no tan rockero como el resto del concierto, fue el siguiente: "Summertime" de Ella Fitzgerald, "Rolling in the deep" de Adele y "Ticket to ride" de The Beatles.



Y la experiencia estuvo bastante bien, aunque nos podría haber salido mejor. La gente se divirtió, nosotros más y ni siquiera se dieron cuenta del cambio de la batería. Acabamos cantando todos juntos "There's gonna be some rockin'", de AC/DC, y la fiesta posterior se alargó un poco, como no podía ser de otra manera tratándose se reputados artistas.


PD. Próximamente pondré algún vídeo de nuestra actuación.

PD2. Aquí está el vídeo de la actuación de "Ticket to ride". Podría haber salido mejor, claro, pero a la gente le gustó. Y ensayando muy poquito...



miércoles, 29 de enero de 2014

Vejer de la Frontera


¡He vuelto! La verdad es que tengo esto bastante abandonado, más que nunca. Tengo muchos temas de los que escribir en la cabeza, pero no me centro lo suficiente, no encuentro ese momento de tranquilidad para hacerlo.


Pero bueno, voy a empezar por mostraros esta maravilla que es Vejer de la Frontera, localidad cercana a la costa atlántica de la provincia de Cádiz. Uno de esos llamados "pueblos blancos" tan famosos de este rincón de Andalucía, que cuenta con un centro histórico amurallado impresionante.



Y yo, que me he recorrido tantos países por todo el mundo, nunca me había dado un paseo por estas estrechas calles, con sus arcos, sus plazas y sus palmeras, hasta el fin de semana pasado. Y qué decir del pescado que se puede degustar por aquí, especialmente el famoso atún de almadraba. Delicioso.



Lo dicho, no dudéis en visitar Vejer de la Frontera, y ya de paso luego os dais un bañito en cualquiera de sus playas, como por ejemplo la de El Palmar.




martes, 31 de diciembre de 2013

2013


Este 2013 se acaba. Le quedan menos de 24 horas y ha pasado tan rápido que casi asusta. Y la verdad, y dejando de lado los recortes y "novedades" de este vergonzoso y fascista gobierno que tenemos en Españistán, tengo que decir que, personalmente, ha sido un año bastante bueno.


Los primeros seis meses los pasé en Burundi, en una de las mejores experiencias que jamás he vivido, si no la mejor. Un país y una gente que me han enseñado muchísimo, y que me ha abierto los ojos para poder ver el mundo desde otra perspectiva. Gracias a todas esas personas, pero en especial a Amidou, al que le debo tanto. Volveré.

Luego pasé casi tres meses desorientado, buscando no sabía muy bien qué, y ocupando algo de mi tiempo como chico de las toallas de un hotel, sin saber si irme a Inglaterra o Francia, volver a Burundi, intentarlo en Madrid... Hasta que llegó aquella rocambolesca llamada que me envió a Huelva, donde desde entonces hago un trabajo que me encanta en un centro con un grupo humano maravilloso. Es una suerte levantarte cada mañana con la motivación de saber que vas a hacer algo que te gusta, y este año he sentido eso muchas veces.


En cuanto a mi familia y la gente de mi alrededor, afortunadamente y salvo alguna maldita excepción, la salud ha acompañado, lo que es una buena noticia. Hemos tenido bodas, éxitos profesionales-emprendedores, reencuentros y hasta un nuevo miembro en la familia, Rufo.

¿Y el 2014? Pues nada, lo seguiremos afrontando con una sonrisa, siempre hacia delante y con actitud positiva. Y por supuesto, habrá que seguir luchando contra las injusticias que se siguen cometiendo en este país ahora más de pandereta que nunca (¿será por aquello de la Navidad?), con la inexplicable y sonrojante nueva ley del aborto, entre otras cosas.

¡Feliz año nuevo a todos!