jueves, 18 de agosto de 2011

Hrvatska

¿Por dónde empezar después de tanto tiempo? Bueno, intentaré no ser muy caótico ni extenderme demasiado...
Como sabéis, estuve en Croacia de viaje familiar, y la verdad es que todo ha sido una maravilla. Empezamos llegando a Dubrovnik aquel martes por la mañana tras salir de Sevilla y pasar por Barcelona, y allí alquilamos un coche que nos llevaría, durante 8 días, de tour hasta Zagreb, la capital, en el norte hacia el interior.
Así pues, estuvimos dos noches en Dubrovnik, impresionante. ¡Por cierto! Me acabo de acordar que, fiel a mis golpes de suerte, el primer día, nada más llegar, me encontré una fantástica guía Lonely Planet en español, encima de una fuente-cisterna que abastecía a la ciudad antiguamente (y me abasteció a mi más de una vez, porque vaya calor que hizo...). Así que nos ahorramos el comprarla.
Después, el jueves, pusimos rumbo hacia el norte, y paramos en la paradisiaca (o afrodisiaca según mi querida hermana) isla de Korčula, donde visitamos la ciudad del mismo nombre y fuimos a la playita.
El "paseo" siguió con dos noches en Split, con sus espectaculares monumentos, y con visitas a Trogir y Šibenik, ya un poco más al norte, amenizadas con tardes de "playa". Seguimos bordeando la costa hasta llegar a Zadar, que me sorprendió gratamente, sobre todo con su Órgano del Mar. Inexplicable, eso hay que vivirlo, y desde dentro si es posible.
Y después de ese último baño, nos metimos en el interior, visitando el penúltimo día el Parque Nacional de los lagos de Plitvice, en mi opinión, lo mejor del viaje. Un paseo de más de seis horas en plena naturaleza, subiendo el desnivel que se ha ido formando, bordeando cascadas y disfrutando de la paz de este paraje impresionante (aunque sí que es verdad que con menos turistas se habría disfrutado bastante más).
Y el viaje finalizó con Zagreb, ciudad que también mejoró mis expectativas, y donde nos alojamos en un edificio chungo de la época comunista y medio dañado seguramente por la guerra.
En resumen, ocho días en el paraíso, donde he podido disfrutar de buena compañía, muchas risas, cervecita rica y muchas bellezas. Y el verano que viene, ¿qué?

4 comentarios:

  1. jajajaj no te quejes anda, que seguro que tú tienes cosas pa que te envidiemos... el FIB, por ejemplo?? =)

    ResponderEliminar
  2. A vos te falta menos que el resto para el proximo veranillo jeje ;)

    ResponderEliminar